Día 2 – Córdoba y la Amistad

Despertamos temprano en la casa de Bruno y Paula, después de un primer día prometedor, la idea era llegar hasta Villa Carlos Paz, Córdoba, donde nos esperaba un amigo que aun no conocíamos. Aprontamos el mate, ajustamos las mochilas y partimos juntos hacia la autopista que une Rosario con Córdoba, allí nos despedimos de nuestros anfitriones y volvíamos a esperar a la próxima persona que nos lleve. Al rato paró un auto pequeño, con un joven en su interior, era de un pueblo a varios kilómetros de allí. Entre charla y mate decidió llevarnos un poco más de su destino hasta un peaje.

Lo aprendimos rápido, los peajes son de los mejores lugares para hacer dedo; los autos paran y mientras salen despacio pueden verte. Las personas tienen miedo, para ayudarlos y ayudarnos, dejamos las mochilas a la vista e hicimos durante todo el viaje carteles con el nombre de nuestro destino. Para evitar malentendidos.

15540757_1494762057206204_8182544603020693695_o.jpg

La espera no fue muy larga hasta que paro un camión. El conductor nos dijo que su destino era Córdoba y subimos. Fue un viaje… como explicarlo, en silencio. Somos bastante charlatanes y más después de lo que habíamos pasado el día de ayer, nuestras expectativas de lo que iba a ser el viaje junto al interés por conocer a alguien nuevo daban ganas de conversar. (pero el señor no sentía lo mismo) Por las circunstancias pasamos casi 3 horas viendo el mismo paisaje con campos de soja, leyendo, escuchando música y cada tanto, hablando sobre algún tema. Cuando llegamos a destino nos encontrábamos a las afueras de Córdoba ,  momento donde surgió un nuevo aprendizaje.

Hablar con las personas del lugar es la clave para salir de la situación en la que te encontras.

Nos recomendaron tomar un bus hasta la terminal de Córdoba y desde ahí otro bus hasta nuestro destino. En la tarde habíamos llegado a Carlos Paz, con una Quilmes en la mano vimos que era una ciudad muy pintoresca y de cierta fama dentro de Argentina por ser un destino turístico. Aprovechamos que nuestro amigo aún no había llegado a su casa y fuimos al río a relajarnos, agua muy cristalina y un ambiente tranquilo con las Sierras de Córdoba de fondo junto a un verde que inundaba la vista (nada mal para un día que ya se presentaba largo). El sol estaba bajando y decidimos ir rumbo a la dirección que nos había dado Pablo, una vez que llegamos nos recibió en su casa que compartía con parte de su familia.

Nos encontramos con una persona muy amable, con buen sentido del humor y con muchas cosas para contar y charlar, lo curioso es que lo conocimos por el grupo de Mochileros en Facebook donde ofreció alojarnos si pasábamos por ahí, sin saber quienes eramos. Nos habló de sus viajes hacia Colombia, lo que había experimentado en esos trayectos, lugares y personas que había conocido que hicieron de su experiencia algo memorable. Estábamos entusiasmados y sus consejos fueron de gran valor para poder armar nuestra futura ruta (aun sin saber que haríamos) y sobre todo, mucha manija para que llegáramos hasta El País Cafetero. Despedimos la noche con unas PiCsas de Laure junto a una cervecita helada. Al mediodía siguiente la madre nos hizo la pasta casera más rica del viaje, TREMENDOS FIDEO’ CON TUCO para recargar energías y seguir camino…

Amistad
1.Relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia.

DSC06052.JPG

Laureano – Mamá – Agustín – Pablo

¡Gracias Pablo y Familia por la hospitalidad y los buenos deseos!
Son parte del viaje, siempre presentes

Anuncios

3 comentarios en “Día 2 – Córdoba y la Amistad

  1. Enano. . . como te decian tus hermanos mayores . . . ahora Grande!!!. Transformar en palabras lo vivido, es y sera un don, como el don de la palabra. Si fueran 10 paginas seria tan emocionante como esta pagina, trasladas a tu lector al momento que has vivido. Anécdota aparte, en ese río en es lugar fue la primera vez que me enfrente con un peligro de muerte. Mi primer viaje a visitar a los primos, tendría 10 años o tal vez alguno más. Siempre audaz, vi a los jóvenes que se zambullían desde los muros de la represa y despues remontaron la corriente para volver a subirse. Eso es pan comido. . . . me tire , sensacional, ahora a regresar. . . talvez, me faltó haber charlado con alguien antes. . . la corriente me sumergió en cuanto me acerque a las primeras rocas. . .instinto confianza desesperación, atiné a levantar el brazo por sobre el agua, un segundo despues uno de los tantos saltadores, me saco en el acto. Que hice despues? no guardo recuerdo si me hice el chancho rengo y me fui chiflando bajito o me tire nuevamente. Me era totalmente inverosímil. . . .jiji. Si se pudiera te pondria una foto con mis primos de ese dia. (te la envie a tu whatsapp). Aquí me tienes atento nuevos días de tus historias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s